La Ciencia lo confirma: si sos fan de Pokémon, tu cerebro es diferente al de los demás.

El mejor momento para publicar en Instagram de día, nicho, y más
10 mayo, 2019
Marvel Ultimate Alliance 3 The Black Order: Todos los personajes confirmados
14 mayo, 2019

La Ciencia lo confirma: si sos fan de Pokémon, tu cerebro es diferente al de los demás.

El juego de Game Boy sirve para investigar cómo organiza el cerebro la información visual.

Una investigación sobre cómo el cerebro organiza la información visual afirma que adultos que jugaban a Pokémon durante su infancia tienen una región del cerebro con mayor respuesta a imágenes con personajes de dibujos animados que a otras sin ellos.

¿Cómo se hizo el estudio sobre Pokémon?

Asimismo, el estudio sobre Pokémon realizado demuestra que los jugadores que han jugado desde su infancia muestran mayor estímulo cerebral.

Por otra parte, para realizar este estudio se tomaron a 11 participantes expertos y novatos en el videojuego. Se les mostró imágenes de 150 tipos de Pokémon, intercalando con palabras u otras fotos distintas.

La diferencia que reside en los participantes novatos no presenta esa estimulación al ver las imágenes de los Pokémon.

Ciertamente, no sería de extrañar que se produjese un efecto similar con sonidos del juego, tal y como dice el doctor encargado en llevar la investigación.

Este proyecto de investigación ha sido realizado por un doctor de la universidad ya mencionada. El mismo se encargó de contactar con los participantes y realizar el proyecto.

El mismo proyecto de investigación nos ha dado lugar a pensar en las posibles repercusiones que tienen los videojuegos en nuestro cerebro y como almacenamos esta clase de datos en nuestra memoria.

Una teoría que confirma el estudio

También se tiene una respuesta para el estudio sobre Pokémon que se ha realizado. Eccentricity bias es el nombre de la teoría que explica como un área del cerebro determinada responde ante un estímulo según el tamaño de la imagen que se observa.

Se usan dos tipos de visión, periférica o central. En este caso es el uso de la visión central el que permite grabar en la memoria y estimular esta zona del cerebro a los jugadores clásicos.

Finalmente, es interesante imaginar que pueden haber resultados parecidos con otros videojuegos de nuestra infancia. 

El estudio publicado en la revista Nature Human Behavior explica que los investigadores utilizaron a 11 adultos que eran jugadores de Pokémon veteranos, y otros 11 no jugadores como sujetos para el experimento. Tras comparar diferentes imágenes de la actividad cerebral de los participantes mientras les mostraban imágenes de los 150 pokémon originales junto con otras imágenes no relacionadas, comprobaron que las reacciones eran diferentes entre los dos grupos. En jugadores experimentados, una región específica respondió más a las imágenes de Pokémon que a las otras imágenes, mientras que el otro grupo no mostró una preferencia por los personajes del juego.

 

Si bien ya se sabe que el cerebro tiene grupos de células que responden a ciertas imágenes ya conocidas, el verdadero misterio es cómo el cerebro aprende a reconocer las diferentes imágenes. Independientemente de los resultados del informe, la mayor curiosidad referida a Pokémon es que el investigador Jesse Gomez se percató que el éxito de los juegos de la Game Boy durante los años noventa había creado, de manera inesperada, un enorme grupo de sujetos que habían recibido una educación visual similar, perfecta para este tipo de estudios. Algo que resulta muy práctico para investigaciones de esta clase ya que repetir un proceso de educación visual similar con niños en condiciones de laboratorio resultaría tan difícil como poco ético.

 

No es sorprendente que Pokémon, que celebra actualmente sus 30 años de historia, haya sido tan influyente en tantos jugadores. Dado que un reciente estudio sitúa en 9 años la edad de entrada a los videojuegos, hablamos de grupos de individuos muy grandes que durante muchos años están recibiendo estímulos similares de manera continuada durante varias décadas.

Comentá desde Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.