Si el Bitcoin fuera un país, consumiría más electricidad que Argentina

La tendencia alcista del mercado de las criptomonedas nos ha hecho hablar de nuevo sobre la primera, presentada por el misterio Satoshi Nakamoto. Pero en esta oportunidad, el tema no es precisamente su precio, sino el impacto que podría tener su alto consumo de electricidad en materia ambiental.

Recientemente, el Centro de Finanzas Alternativas de la Universidad de Cambridge (CCAF, por sus siglas en inglés), comparó la energía que se usa para minarlo con la que consumiría un país. De hecho, si el Bitcoin por sí mismo fuera un país, consumiría más electricidad al año que Finlandia, Suiza o Argentina. ¿Tendrá esto consecuencias sobre nuestros objetivos ambientalistas?

lon Musk potenció la tendencia alcista del Bitcoin

Hombre con corbata señalando con su mano inclinada hacia arriba con monedas de Bitcoin al lado derecho haciendo referencia a su tendencia alcista.

El 2020 no fue un año de solo malas noticias. El Bitcoin, que había mantenido en ascuas a los entusiastas durante un poco más de un par de años, alcanzó varios nuevos máximos históricos en pleno desarrollo de la pandemia de COVID-19. De modo que, si estas entre aquellos que aún tenían fe en que alcanzara o superara los US$ 20,000, de seguro esta fue una buena nueva (lo sentimos por quienes se deshicieron de sus criptomonedas).

Pero, sin lugar a dudas, la gota que derramó el vaso fue la reciente inversión del controversial Elon Musk, dueño de la empresa de autos eléctricos Tesla. La compra de US$1.500 millones en bitcoins disparó una vez más el precio de la divisa, y ahora muchos temen que, con la creciente popularidad e interés por la minería, el ambiente se vea afectado.

¿Por qué la minería de criptomonedas consume tanta electricidad?

Pero antes de seguir, conviene explicar rápidamente a qué se debe este elevado consumo. Las máquinas de minería de criptomonedas son ordenadores especializados que, conectados entre sí, conforman una gran red.

De la forma más simple, podemos decir que el trabajo de estos es verificar las transacciones que se realicen dentro de ella con esta criptomoneda; esto puede incluir el envío de bitcoins, o la recepción de los mismos. Las máquinas a cargo (mineros) se encargan de resolver complejos problemas matemáticos para poder proceder con la verificación, y a cambio reciben una pequeña recompensa (si llegan a ser los primeros en hacerlo).

La dinámica se parece más a una competencia en la que ordenadores con un poder de cómputo muy variable trabajan casi día y noche por lograr dicho objetivo. Dicho esto, es de esperar que el consumo de electricidad asociado al Bitcoin sea bastante elevado. Sin embargo, si es nocivo o no, aún es motivo de debate.

Interés por estimar el consumo de electricidad total del Bitcoin

Conscientes de ello, los investigadores del CCAF crearon una herramienta en línea para estimar el consumo de electricidad actual dirigido a la minería de bitcoins. Para ello, también se basan en el de Consumo Eléctrico del Bitcoin de Cambridge (CBECI, por sus siglas en inglés). Este surge a partir de un modelo que considera también que las máquinas de minería de todo el mundo funcionan con distintos niveles de eficiencia.

Los investigadores informaron que la minería de bitcoins utiliza cerca de 121,36 teravatios-hora (TWh) de electricidad al año. Esta cifra supera el consumo de una larga lista de países, y ciertamente podría provocar estragos sobre el medio ambiente, pero esto también depende del tipo de energía que utilice.

La preocupación depende del origen de la energía eléctrica

Nic Carter, socio fundador de la firma de capital de riesgo Castle Island Ventures, especializada en blockchains (cadenas de bloques), explicó su punto a la BBC Mundo. “Si miramos solamente el consumo de energía no estamos contando toda la historia”, dijo, refiriéndose a la importancia e conocer el origen de la electricidad.

Sabemos que la mayor parte de la electricidad se produce a partir de combustibles fósiles como el carbón, el petróleo o el gas; también sabemos que estos recursos son grandes contaminantes. Pero existen fuentes de energía renovables, como la hidroeléctrica o la eólica, que pueden ser igual de útiles pero menos nocivas.

Por ejemplo, en China muchos mineros de Sichuan y Yunnan aprovechan la energía hidroeléctrica excedente en las represas para minar criptomonedas, y esto no parece algo malo. Si no la usaran, esta se perdería.

Entorno industrial en color rojo con monedas de Bitcoin.

Además, algunos mineros capturan el metano descargado o quemado en diferentes procesos industriales, y lo utilizan para generar electricidad. Y así es como hacen funcionar sus máquinas de minería.

A pesar de ello, las preocupaciones sobre el impacto de esta actividad se mantienen entre los más asiduos protectores del medio ambiente. Pero lo bueno es que el final podría estar cerca, pues en algún momento alcanzarán el límite de criptomonedas establecido y “este proceso está completado en un 88 por ciento” hasta ahora, según Carter.

More Stories
Medal of Honor Above and Beyond ya tiene fecha: sentiremos las balas más cerca que nunca