Diversidad e inclusión en los eSports: el (todavía) difícil lugar de la mujer

 Diversidad e inclusión en los eSports: el (todavía) difícil lugar de la mujer
Aparentemente, Microsoft se encuentra desarrollando una nueva versión de la Xbox One S que deja afuera la disquera.
[divider height=”30″]

Diversidad, inclusión, aceptación. Esos tres conceptos forman parte de la discusión central de este tiempo en todos los ámbitos de la vida. Cada vez más países impulsan normas que garanticen el cumplimiento de los derechos de cada uno de los grupos sociales. Y lo mismo ocurre en el mundo de los eSports (deportes electrónicos), un terreno dominado por los hombres pero que, poco a poco, comienza a abrir el paso a la participación activa de las mujeres.

Intel y ESL (Electronic Sports League) son dos de las empresas que vienen impulsando la igualdad entre hombres y mujeres en el mundo gaming. Así, en el marco del Intel Extreme Masters (IEM) que se disputó en Chicago, Estados Unidos, entre el 7 y el 11 de noviembre pasado, organizaron un panel en el que un grupo de especialistas debatieron sobre esa problemática y expusieron algunas ideas para facilitar el camino hacia una mayor inclusión.

Entre los expositores del panel realizado en el McCormick Place, el centro de convenciones más grande de toda América del Norte (y al que asistió Clarín), la socióloga T.L. Taylor resaltó la cantidad de mujeres que forman parte del mundo profesional de los eSports, pero advirtió por las barreras que aún tienen que sortear.

[divider height=”30″ style=”dots” line=”default” themecolor=”1″]

“Algo que queda claro es que las mujeres no solo quieren participar en deportes electrónicos competitivos, sino que lo han estado haciendo durante mucho tiempo, a menudo a pesar de la cultura presente”, sostuvo.

Taylor es una destacada investigadora del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés) y se ha dedicado a estudiar el mundo de los juegos electrónicos y las posibilidades que brinda no solo en materia de inclusión sino también cómo herramienta para la educación.

Durante su ponencia, de la que también participó Anna Rozwandowiz, ex vicepresidenta de Comunicaciones de ESL y actual directora de la consultora The Story Mob, advirtió por “el acoso y otras barreras de acceso que plantean enormes desafíos para las mujeres” que busca participar del mundo gaming.

Taylor (segunda, de derecha a izquierda), durante el panel organizado por Intel en Chicago.
Taylor (segunda, de derecha a izquierda), durante el panel organizado por Intel en Chicago.

“Esto afecta no solo a las mujeres que quieren ser profesionales, sino a aquellas que solo quieren jugar o disfrutar en los juegos de deportes electrónicos”, aseveró.

Por eso, Intel y ESL impulsan desde hace algunos años políticas para fomentar el ingreso de las mujeres a los eSports. Así, en 2016, se asociaron con AnyKey, una organización dedicada a apoyar la participación diversa en eSports y que, entre otras cosas, promueve la creación de espacios justos e inclusivos en los deportes electrónicos.

Según Taylor, “hay mucha gente en los deportes electrónicos que quieren que las cosas mejoren, incluso los organizadores de torneos que quieren que sea mejor, pero a menudo o no saben cómo, o encuentran serias dificultades con solo intentar mantener el barco a flote”.

Las mujeres también continúan enfrentando estereotipos y retrocesos cuando se enfocan en juegos competitivos y tienen aspiraciones profesionales”, añadió.

Taylor también analizó que pese a que muchas veces se piensa al mundo de los videojuegos como “separados del mundo real”, sin embargo “está impregnado de todas las identidades y mundos sociales, además de cuestiones culturales más amplias” como, en este caso, el machismo.

“Esto es más obvio cuando vemos cómo el género desempeña un papel importante en nuestro tiempo libre, dando forma a quién se le considera legítimamente permitido jugar, qué pueden jugar y de qué manera “, añadió.

Pese a la promoción de los últimos años y a los torneos que se vienen realizando, la brecha entre géneros aún es notoria: este año, por ejemplo, en Australia se disputó en el Intel Extreme Masters Sydney un torneo abierto de Counter Strike: Global Offensive solo para mujeres. El evento entregó 10.000 dólares de premio, muy lejos de los 250.000 dólares que hubo en juego en el evento de hombres.

 

GoodGame Quadama

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.